Cuando hay un tratamiento del glaucoma se busca disminuir la presión intraocular para evitar el progreso del daño a las fibras del nervio óptico.

En los casos en los que no se logran niveles óptimos de presión con tratamiento médico, se opta por el implante de una válvula de Ahmed para regularla.

La válvula de Ahmed es un dispositivo que se coloca por afuera del ojo debajo de la conjuntiva y cubierto por el párpado para que no se pueda ver o sentir. Su función es evitar el drenaje excesivo y regular de forma rápida y satisfactoria la presión intraocular.

La misma se implanta en un procedimiento quirúrgico ambulatorio, llevado a cabo bajo anestesia local.

Hay que aclarar que por lo general no es una cirugía de primera línea para todos los tipos de glaucoma, pero es importante contemplar la válvula de Ahmed para los siguientes glaucomas:

  • Neovascular
  • Post queratoplastia
  • Cirugía vítreo retinal previa

El paciente que se realice el implante de la válvula de Ahmed experimentará una sensación de fotofobia o intolerancia a la luz, sesión de cuerpo extraño por la sutura o visión borrosa, la recuperación será progresiva y paulatina.

Artículo creado con información de clofan.com.